Las mordazas, excitantes, humillantes y eróticas

Las mordazas, otro de los instrumentos que no deberían faltar en tu “caja de herramientas”. Además de “silenciar” al sumis@, le hará sentir la inevitable humillación de babear y la ansiedad de controlar la respiración en algunas mordazas. Su uso: juego o castigo, tú decides.

A muchos de nosotros probablemente nos gusten los juguetes perversos que probablemente sólo utilizan las personas con un fetiche muy específico. Quizás las mordazas no son para todo el mundo y es probable que tu pareja quiera o no probarlas. Sin embargo, he de decir que debería intentarlo antes de rechazar la idea de un juguete tan erótico. Revisemos los aspectos básicos de las mordazas para entender y decidir.

Mordazas de Bola

Las más utilizadas son las mordazas de bola, que básicamente es una pelota que se usa como mordaza. ¡Y ya está! Todos las hemos visto en películas, espectáculos o en el porno. En nuestro “Caja de Instrumentos” seguramente queramos tener o tengamos alguna pensando en actividades sexuales o de dominación. Si nos preguntamos qué es lo que hacen realmente aparte de mantener a la pareja en un cierto silencio, pues absolutamente nada; como juguete en sí es prácticamente inútil, sin embargo, puede añadir mucho erotismo a las sesiones.

¿Para qué utilizarlas?

Es obvio en nuestro mundo las mordazas se utilizan para el BDSM. La mordaza restringe la boca, no puedes hablar, ni siquiera puedes gritar, lo que añade una cierta cantidad de impotencia a todo el escenario. Es humillante para la pareja estar en este estado y esto es algo que absolutamente nada en el BDSM puede sustituir. Es precisamente por eso que las mordazas de bola son perfectas para una pareja que ya está en el juego de bondage y quiere dar un empujón a las cosas. Además, por encima de todo, la mordaza puede crear un escenario bastante perverso.

Además, hay que unir a todo lo anterior dos aspectos importantes: por un lado, la persona sumisa no podrá evitar babear lo cual implica un grado más de humillación, y por otro lado, solamente podrá respirar por la nariz – la boca está tapada – causando una sensación de impotencia y máxima dependencia del dominante, que deberá ser consciente de realizar acciones pausadas o con un cierto tiempo de espera cada pocos minutos para asegurarse que no se causa una ansiedad excesiva o ahogo.

Mordaza de bola transpirables

Las mordazas transpirables son similares a las normales de bola, excepto por el hecho de que tienen pequeños agujeros. Muy recomendable para los principiantes en este instrumento, ya que hace que respirar sea una tarea mucho más fácil y la persona sumisa no siente la ansiedad que puede dar una mordaza de bola donde solamente puedes respirar por la nariz. Sin embargo, los agujeros no restan nada a la experiencia de usar una mordaza. Se sigue teniendo las mismas restricciones que ofrece una mordaza normal: no podrás hablar, babearás, y estarás humillada.

Mordaza de Aro

Las mordazas de aro son un poco diferentes de las anteriores porque son literalmente como un anillo unido a la correa de cuero. La O va dentro de la boca de la persona sumisa y no restringe totalmente su lengua, impide hablar, pero no gritar. Aparte de eso, la mordaza en "O" deja espacio para las felaciones más pervertidas si te gusta ese tipo de cosas. Las mordazas están disponibles en diferentes tamaños, y es importante elegir aquella que encaja correctamente en el tamaño de la boca de la persona sumisa: demasiado pequeña se moverá y demasiado grande será muy incómoda (o incluso imposible de poner).

Se encuentran en dos modalidades de acabado: directamente en acero o recubiertas (de silicona u otro producto plástico). Las primeras tienen un gran inconveniente puesto que los dientes están en contacto directo con el metal y pueden sufrir algún deterioro por rozamiento. Se recomienda, por tanto, usar las de aro recubierto no solo por su mayor comodidad, sino también por su mayor seguridad bucal o simple precaución.

  

Una variante de las mordazas de aro, son las de tipo “spider” cuya particularidad consiste en que del aro parten cuatro varillas que se adaptan al contorno de la cara. Si te gusta esta estética es tu mordaza, aunque realmente su funcionalidad es equivalente a la de aro normal.

También para juegos más extremos existe la mordaza para “pis” y es obviamente usada dentro de los juegos con pis. Se trata de una mordaza abierta pero que puede cerrarse con un tapón de quita y pon para mayor humillación de la persona sumisa.

Mordaza de Pene

El propio nombre ya indica sus características. Generalmente remata en un panel sobre el que está sujeto un dildo en forma de pene; el tamaño y grosor varían desde unos pocos centímetros hasta proporciones totalmente realistas. Fundamentalmente se utilizan con dos propósitos: como castigo para la persona sumisa por el grado de humillación e incomodidad que aporta esta mordaza, o como parte de un programa de entrenamiento para practicar garganta profunda.

Si se dispone de una mordaza de penes intercambiables de varios tamaños (o varias mordazas) se puede practicar u obligar a practicar comenzando desde la menos restrictiva hasta alcanzar el máximo tamaño o un tamaño real. Estas son algunas recomendaciones para aprender poco a poco a preparar la garganta:

1- Mantente relajad@, los músculos deben estar relajados al máximo para poder abrir tu garganta.

2- Encuentra el límite de campanilla.

3- Entrena tus reflejos: Repite el paso 2 dos veces al día extendiendo el tiempo un poco cada vez.

4- Lubrícalo. Hazlo lo más lubricado posible, no escupas, pero babea. La saliva es un buen lubricante.

5- Posición: Acuéstate sobre tu espalda en la cama con tu cabeza colgando del borde de la cama.

6- Que fluya el aire: Respira siempre por tu nariz, porque tu boca está ocupada.

En cuanto al castigo o juegos extremos, existen las mordazas de pene inflables en la que el dominante controla la longitud y el grosor del pene introducido en la boca de la persona sumisa mediante un mecanismo de inflado que hace que a cada golpe de aire el pene crezca y engorde hasta el límite erótico o insoportable que se desee.

Mordaza de bola con consolador

Con esta mordaza las cosas se ponen un poco más interesantes para juegos entre dos. Consisten en una bola como parte interior al igual que las buenas mordazas normales y proyectando al exterior un consolador para jugar con la persona dominante. Las cosas que puedes hacer con una mordaza de bola con consolador son bastante "perversas", y añade mucho picante las sesiones de BDSM, al estilo de 'tu imaginación es lo que te limita'.

Otras mordazas

     

Por último, comentar que realmente existen muchos más tipos de mordazas que las indicadas hasta ahora. La imaginación y los fetiches generan cada día nuevas formas de mordazas, especialmente cuando se aplican a juegos de rol, pet play o fetiches extravagantes. Como una muestra, tenemos las mordazas de labios especiales para el fetichismo de la felación, las que simulan un hueso para el juego de perr@s o las que tiene forma de brocado apropiadas para el pony play.

Dependiendo del nivel de experiencia

Hemos indicado antes, las mordazas están disponibles en muchas formas y variaciones. En general, cualquiera podría funcionar en nuestro juego BDSM, sin embargo, es bueno atender a estas consideraciones:

Para novatos: Si te consideras un verdadero principiante que casi no tiene experiencia en el uso de mordazas de bola transpirables, comenzando con el tamaño pequeño. En cuanto al material, lo más suave y transpirable como la silicona para evitar la incomodidad.

Para los intermedios: Ya estás acostumbrado a usar mordazas en la boca, puedes empezar a usar mordazas de bola más grandes. Si eso no es suficiente para satisfacer tu necesidad de sumisión, también puedes pasar a materiales más duros como el metal o el plástico.

Para experimentados: Si realmente te consideras cómodo con las mordazas de bola, puedes pasar a las grandes, o comenzar a variar incorporando a tu “caja de herramientas” otro tipo de mordazas: de aro, de pene, inflables o con consolador. Y lo que puede ser importante, consigue mordazas que se cierren con una hebilla y candado para mayor indefensión y humillación.

El Material

Elegir el material correcto es importante. Lo primero que tienes que conocer es si vas a compartir la mordaza o si sólo la va a usar una persona. Si se va a compartir, elige algo no poroso como la silicona. Las mordazas de cuero y plástico son porosas y, por mucho que las limpies, seguirán teniendo bacterias en su interior. Compartir mordazas de cuero y plástico te pone en riesgo de transmitir posibles enfermedades. Así que, si realmente quieres estar a salvo, quédate con el metal y la silicona.


Hattori_San

9 Blog Mensajes

Comentarios
EleSunstone 52 w

Me gustan TODAS xd para mí siempre son un must. Aunque hay algunas que no he probado nunca

 
 
Sarastro 52 w

Magnífico, como siempre Sr. Hattori ???

 
 
keita1997 1 y

bastante intersante, no conocia la hinchable me lo apunto... jejeje